Yoga para embarazadas: beneficios, mejores posturas y ejercicios

Yoga para embarazadas: beneficios, mejores posturas y ejercicios

El yoga para embarazadas siempre ha sido una de las prácticas más recomendadas para las futuras mamás durante el proceso de gestación. De hecho, las clases de yoga prenatal resultan ideales porque ellas pueden aprovechar todos los beneficios de esta disciplina. Así se recomienda el yoga para embarazadas en el primer trimestre, pero no solo su práctica en ese periodo sino también en los meses posteriores.

Beneficios del yoga para embarazadas

  • Algunos de los beneficios más destacados si se practica yoga durante el embarazo son:
  • Ayuda al descanso y, por tanto, a poder aumentar las horas de sueño.
  • Reduce el estrés y la ansiedad
  •  Se gana flexibilidad y resistencia.
  • Ayuda a mantener una postura adecuada y reduce el dolor de espalda.
  • Disminuyen las náuseas y vómitos, así como el malestar o posibles cefaleas o dolores de cabeza.

Posturas de yoga para embarazadas

Los ejercicios de yoga para embarazadas componen una clara recomendación para la salud. De hecho, el yoga para embarazadas y sus beneficios son evidentes al mejorar el descanso e incrementar la simbiosis con el bebé.

Estos ejercicios de yoga en videos se caracterizan por encontrar la paz en un ambiente de sosiego con la intención principal de dejar la mente en blanco durante el mayor tiempo posible. De esta manera, estamos hablando de una actividad que permite mejorar la flexibilidad y elasticidad en los músculos, así como estimular la circulación sanguínea y evitar edemas o varices.

Asimismo, se incrementan las opciones de tener un parto natural y se posibilita una recuperación más rápida después del parto. La mujer mantiene una mejor agilidad durante el embarazo y puede controlar mejor las emociones y disfrutar de este periodo con tranquilidad y bienestar.

Durante las clases de yoga para mujeres embarazadas, son ellas las que expresan sus sentimientos y comparten sus dudas con el resto de las mujeres. De esta forma, están controlando los cambios de humor y los miedos durante este periodo tan importante para ellas.

Dentro del yoga destacamos las posturas que regulan el equilibrio, ya que sirven para que el eje del cuerpo de la mujer vaya cambiando conforme crece el bebé y pueda adaptarse a dichos cambios. 

Algunas de las posturas de yoga para embarazadas más conocidas son la del árbol o Vrikshasana y la postura real de la danza o Natarajanasana. La del árbol consiste en apoyar uno de los pies en el suelo que simular la raíz de un árbol, el otro pie se apoya en la rodilla creando un triángulo y por último, los brazos se estiran y se juntan las palmas de las manos. 

Las posturas de fuerza (Utkatasana), del puente (Setu Bandha Sarvangasana) o la postura del Zapatero (Baddha Konasana) son importantes para fortalecer el suelo pélvico y el perineo, dado que se trata de las zonas musculares que ejercitaremos con mayor fuerza durante el parto. En cuanto al estiramiento y fortalecimiento de la zona lumbar, las posturas recomendadas son la del gato o Mayrasana y la de la montaña o Parvatasanana.

Para mejorar la respiración puedes optar por las posturas del triángulo extendido o Uttihita Trikonasana y la postura del pez. Para mejorar la circulación de la comida por el aparato digestivo decántate por la postura del diamante o Vajrasana.

La circulación sanguínea mejora con la postura Viparita Karani, el Pranayama mejora la acidez y el metabolismo, y la postura del guerrero o Virabhadrasana fortalece los brazos y las piernas.

Como ves, el yoga para embarazadas hace que las mujeres se sientan mejor antes y después del parto. Además para su buena práctica, necesitarás ropa cómoda,

¿te animas a probar nuestros pantalones tailandeses? Son ideales para mujeres embarazadas porque te dejarán total libertad de movimientos.